Malagueño, malaguista, hombredetrono.

16 septiembre 2009

Estafa consentida

Por si alguno aún no lo sabía, aquí tenemos un claro ejemplo de estafa telefónica en un concurso de llama y gana.

El concursante acierta la palabra, cosa que no es difícil y que como siempre la llamada entra al final del programa para aprovechar al máximo y sacar más dinero. Para llevarse el bote tiene que acertar cuatro letras, entonces dice: "A,B,C" y es cuando la presentadora le interrumpe, no le deja ni acabar, saca del sobre una hoja en blanco y dice "¡Nada!", plas, plas, aplauso y te quedaste sin bote chaval.

Veo dos posibilidades y las don son una estafa:

1 - Directamente no había nada escrito en el sobre, así que es imposible ganar.
2 - En el sobre, por muy poco probable que fuera estaban las letras "ABDC" y el hombre llevaba camino de acertarlo, así que se saca el papel del sobre, no se le da la vuelta para que no se lean las letras que otorgaban el bote y se muestra solo por su lado sin escribir. De esta forma no se da el premio.

Debería darles vergüenza aprovecharse así de la gente que no es capaz de darse cuenta que se trata de una estafa y que ahora con la crisis ven más que nunca una oportunidad para ganar un dinerito extra. Pero más vergüenza debería darle al gobierno por permitir que se engañe a la gente de esta forma tan descarada en este tipo de programas. ¡Regulación ya!.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que idiotas... y esa conductora ni hacer la trampa bien sabe... que coraje. Jo... a mi me hacen eso y me les voy a al Canal de TV y les formo un escándalo que me recordarán toda la vida.... jejeje

$. M. K. dijo...

Es vergonzoso no sé como hay gente que llaman, Esto junto con los porgramas del tarot son los timos más bochornosos.


Este post me ha inspirado uno que pondré en mi blog breve.