Malagueño, malaguista, hombredetrono.

18 octubre 2011

Involuciones

Horrorizado he quedado esta tarde al conocer la noticia y ver el video de la pequeña niña de dos años que ha muerto en China tras ser atropellada dos veces e ignorada durante largo rato por diversos transeúntes, los cuales incluso la esquivaban tras verla agonizando en la calzada.

¿Cómo se puede tener tantas tripas y ser tan cruel? Ante una situación así, las excusas que se publican hoy en diferentes artículos proporcionadas por diversos ciudadanos no son válidas bajo ningún prisma. No veo justificable la necesidad que parece que ha surgido en algunos medios para intentar paliar o justificar, aunque sea mínimamente, el comportamiento de estos ciudadanos animales. 

Este tipo de actitudes barbaridades son más habituales en los países “civilizados”, los cuales tienden a una casi total deshumanización y a actitudes totalmente individualistas sin importar en absoluto lo que sucede alrededor. Por desgracia esto es lo que se observa en la práctica cuando se estudian las modificaciones en el comportamiento de los habitantes de los países que se convierten en desarrollados, es más, si echamos la vista atrás podemos comprobar cómo este mismo proceso ha ido ocurriendo en España en los últimos treinta años. Años en los que la mala educación, el cinismo, y el individualismo han ido ganando terreno a pasos agigantados tanto en jóvenes, como en adultos que por mimetismo han ido adoptando esta misma actitud con el paso de los años.

Desde siempre hemos escuchado hablar de la exquisita educación de las culturas orientales, del respeto que sienten por el prójimo, y de las profundas enseñanzas de los antiguos sabios orientales. Hoy todo ese mundo se ha venido abajo de un plumazo, derrumbado por un tsunami de indiferencia ante el sufrimiento ajeno. Se dice que están a punto de convertirse en la primera potencia mundial, y  tras ver esta noticia no lo dudo. No sé cuando se materializará este momento económicamente, pero desde luego que en la cima del listado de países deshumanizados si que se han estrenado por todo lo alto.
 
Hoy me avergüenzo de ser humano, hoy no quiero seguir siendo humano.

D.E.P. Wang Yue

3 comentarios:

Daniel Madueño dijo...

Muy bien escrito y de acuerdo en todo. Es muy fuerte el mundo en el que vivimos y del que todos somos participe.

Pablo Daffari dijo...

Por desgracia parece cierto que desarrollo económico va muchas veces ligado a individualismo y deshumanización. Parece claro que desarrollo y evolución no son sinónimos y que el modelo occidental (mejor dicho estadounidense)de liberalismo individual se va imponiendo en el mundo. Quiero creer que en países realmente evolucionados (léase Canadá, Noruega o Islandia) se apuesta porque el desarrollo humano lleva implícito alguna clase de valores éticos, pero por desgracia no se exponen como modelos. Economía manda.

$. M. K. dijo...

Donde hay educación no hay distinción de clases. Esto lo dijo Confuncio. Esta clase de actos demuestra lo mal educada que esta la civilización de nuestra especie en cuestión de ética y civismo.