Malagueño, malaguista, hombredetrono.

27 junio 2006

Dificil

Complicado, que difícil es tener contento a todo el mundo, se mata uno a trabajar y ¿que recibe a cambio?, cuchicheos, puñaladas traperas, cuchilladas que se clavan en el alma cual dardo envenenado. Que duro es cuando uno se entera, jamás habría esperado algo así, situaciones que le hacen a uno replantearse su futuro. Y ahora ¿que?.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hazte funcionario. Ocurre exactamente lo mismo, pero te pagan mejor y tienes más vacaciones.

Anónimo Carlos dijo...

Vaya, vaya... ¿con que encrucijada laboral? Espero que no tenga nada que ver con tu otro asuntillo que también tienes en el trabajo, el de más índole personal; eso sí que sería decepcionante, aunque por otra parte no haría más que reforzar lo que siempre hemos defendido a capa y espada (muy a nuestro pesar): que todas son unas... bueno, lo consabido, vaya. En fin, estoy dando palos de ciego porque no tengo ni puñeterísima idea de qué va el asunto. Pero una cosa es segura, allá donde vayas a trabajar, te van a dar por culo hasta que no te puedas ni sentar, así que tómatelo con calma y luego obra según tu descerebrado criterio. Lo de hacerse funcuionario tiene sus ventajas: por lo menos tienes asegurado que te den por culo hasta el día de tu jubilación. Eso sí que es suerte. Ya hablaremos.

Anónimo Carlos.

TEE7H1NG dijo...

Ahora a seguir p'alante, papaíto, como siempre... total, cuchilladas va a seguir habiendo siempre, hay que echar espalda de fakir! ;)